Jump to content
  • BI5ON is where people solve complex problems together. Sign up today, it's quick and easy.

      

About This Circle

Comunidad para desarrolladores, emprendedores y entusiastas de blockchain.
  1. What's new in this circle
  2. El término de ”Economía 4.0” no es un término ampliamente utilizado y menos aún un término universalmente aceptado. En muchos sentidos se asocia con el término más generalizado de “Economía digital”. Sin embargo, es muy atractivo comparar los cambios que están ocurriendo en economía, con los cambios en la llamada Industria 4.0, que es un término mucho mejor aceptado. Industria 4.0 La industria 4.0 se refiere al siguiente paso en la automatización de sistemas, en el que tecnologías como el Internet de las cosas y el Aprendizaje automático, permiten trasladar la toma de decisiones a sistemas computarizados. Por supuesto, el objetivo principal de la industria 4.0 no es la eliminación del elemento humano en la realización de tareas, sino el aprovechamiento de la capacidad que tienen los sistemas de aprendizaje automático y de cómputo ubicuo para procesar grandes volúmenes de datos complejos virtualmente en tiempo real y la capacidad para identificar patrones y responder de manera oportuna a una gran variedad de situaciones: la operación basada en reglas lógicas objetivas. Sin embargo, esta automatización extrema de las actividades hechas hasta ahora por humanos, cambia las reglas del juego de la economía y, en particular, las formas de participación del ser humano en la producción industrial. Economía 4.0 Las tecnologías de automatización también se han venido aplicando a otras áreas de la economía, hacia áreas más financieras, en lo que típicamente se conoce como Economías digitales. Entendemos por economía digital el conjunto de aquellas formas de economía basadas en el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, particularmente las tecnologías digitales. Aunque el contexto es más amplio, usualmente se percibe la economía digital como una actividad comercial a través de mercados basados en Internet y la World Wide Web, por lo que en muchos casos se le denomina Economía de Internet o Economía Web. La economía digital es un buen ejemplo de cómo la automatización inteligente, característica de la industria 4.0, puede mejorar las oportunidades de la gente, lejos de excluirla. De hecho, una de las principales características de las economías digitales es su carácter colaborativo, razón por la que muchas veces recibe ese nombre (economía colaborativa). Economía centrada en el consumidor La economía 4.0 engloba una serie de formas de experiencia centradas en el consumidor; se desbloquea el acceso al valor y a la subsecuente generación de riqueza, empoderando a los usuarios finales (empresas e individuos). Así mismo, esta nueva economía maximiza los activos subutilizados (tanto tangibles como intangibles) mediante la creación de mercados globales de confianza, respaldado por grandes cantidades de datos. Además, conecta la capacidad inactiva con la demanda, prioriza el acceso sobre la propiedad, ofrece formas colaborativas de consumo e impulsa conexiones emocionales con la experiencia del consumidor. Existen muchas aproximaciones, aquí las principales de ellas, identificadas por Marsh (una empresa de análisis de riesgos). En muchos casos estas formas de economía se traslapan e, incluso, algunos de estos términos son nombres alternativos a la Economía 4.0: Economía de intercambio Economía bajo demanda La economía colaborativa Economía digital Economía entre iguales Economía de acceso Economía de reputación Economía de confianza Economía Gig o de trabajos esporádicos/pequeños La economía del consumidor La economía de experiencias Economías basadas en conocimiento Las economías digitales se caracterizan por un uso intensivo y extensivo de las tecnologías de la información y son, por lo tanto, una forma particular y un resultado de la economía basada en conocimiento. El término de Economía del Conocimiento parece haber sido acuñado en 1962 por Fritz Machlup y popularizado a partir de un trabajo de Peter Drucker de 1969. Sin embargo, no fue hasta finales de los 90’s que el término alcanzó la popularidad que tiene ahora. No obstante, la popularidad del término en los años recientes, no existe un acuerdo acerca de una definición formal de lo que es la economía basada en conocimiento. Las acepciones van de la importancia del conocimiento para mejorar la competitividad de una empresa a la venta propiamente de conocimiento. Sin embargo, el uso del conocimiento en la generación de riqueza económica ha sido una constante en la actividad humana a lo largo de toda la historia, por lo cual resulta difícil, a veces, encontrar la razón para resaltar el surgimiento de una economía basada en conocimiento. De acuerdo con la OECD, se entiende por economías basadas en conocimiento aquellas “que están directamente basadas en la producción, distribución y uso de conocimiento e información”. Cabría resaltar, entonces, como una característica primordial de la economía basada en conocimiento la importancia relativa que se da a la generación del conocimiento. A pesar del gran interés que ha generado, la economía basada en conocimiento suele plantearse como si se tratara de un simple cambio de giro de las empresas actuales: en vez de concentrarnos en producir y vender bienes tangibles, comerciamos con conocimiento. Esta es, sin embargo, una manera muy limitada de ver este nuevo orden económico: los cambios que actualmente se observan en las formas de generar riqueza apuntan a cambios más profundos que la aparición de nuevos bienes que intercambiar en un mercado industrial más nuevo pero operando bajo las mismas reglas del libre mercado. Desde cierta perspectiva, y de acuerdo a una concepción marxista (revisionista, quizás) de la evolución de la sociedad, esta nueva forma de economía representaría un nuevo modo de producción que está cambiando no sólo los bienes de intercambio, sino los propios medios y relaciones de producción y el rol de los actores principales. Apéndice: Errores comunes al hablar de Marxismo. Comunismo no es lo mismo que Socialismo. Marxismo no es lo mismo que Comunismo y no hay ninguna relación con Socialismo. El "fracaso" de los regímenes socialistas no implica fallas en la teoría marxista de la sociedad. El "fracaso" de los países socialistas no es del todo cierto, ni siquiera en el caso de los estados Marxista-Leninistas (5 países): China es la segunda economía más grande en el mundo y pudiera estarse convirtiendo en la mayor economía actualmente; Cuba ha alcanzado niveles sobresalientes en educación y salud y Vietnam y Laos son dos de los países con mayor crecimiento sostenido. El quinto país en este bloque es Corea del Norte. Asociar a Marx o al marxismo con los abusos a derechos humanos en los países del ex-bloque socialista, es como asociar a Jesús (de Nazareth) y a la fe católica con la pederastia en la iglesia. El marxismo no representa un atraque a la propiedad privada. al contrario, plantea una defensa (posiblemente idealista) de la propiedad privada obtenida mediante el esfuerzo propio. Economía, sociedad y modos de producción El materialismo histórico es un buen marco conceptual para explicar el desarrollo de la sociedad (y recordemos que una teoría, un marco conceptual, no es otra cosa que un apoyo mental, una construcción artificial que nos permite comprender la realidad, y en ese sentido, el marxismo ha probado seguir siendo una herramienta completamente válida). En la obra, "La ideología alemana", Marx y Engels introducen el concepto de modo de producción, a partir de ideas planteadas por Adam Smith alrededor de 70 años antes. El modelo de modo de producción desarrollado por Marx (con la colaboración de Federico Engels) plantea una relación dialéctica entre dos componentes que determinan la actividad en una sociedad: la base material de la existencia humana, a lo que denominan estructura, y el universo ideológico a lo que llaman superestructura. Ambas estructuras se relacionan, justificándose una a otra y tratando de mantener un equilibrio. Cuando este delicado equilibrio se rompe, ocurre una transformación de la sociedad que da origen a un nuevo modo de producción, con cambios en todos los ámbitos de la sociedad, tanto en la base material, como en el espacio ideológico. La base material es la componente central de un modo de producción, y esta base material determina el conjunto de elementos que conforman la ideología, es decir, la conciencia del hombre y es moldeada por esa misma esfera ideológica. Estructura El modo de producción consta de dos elementos principales: las fuerzas de producción, que consiste en los elementos que producen los bienes, y las relaciones de producción, que establecen las reglas del juego. A su vez, las fuerzas de producción incluyen a los medios de producción, que son las herramientas, maquinarias , métodos e insumos para la producción y la fuerza de trabajo, que es la mano de obra humana. “Por fuerza de trabajo o capacidad de trabajo entendemos el conjunto de las facultades físicas y mentales que existen en la corporeidad, en la personalidad viva de un ser humano y que él pone en movimiento cuando produce valores de uso de cualquier índole…” y que “… en virtud de su puesta en actividad… gasta una cantidad determinada de músculo, nervio, cerebro, etc., humanos, que es necesario reponer”. La forma en que se relacionan la propiedad de los de los medios de producción con la fuerza de trabajo determina un modo específico de producción y el conflicto entre quienes posen los medios de producción y quienes poseen la fuerza de trabajo da origen a la famosa lucha de clases. Así, en el capitalismo, los medios de producción pertenecen al capitalista, al dueño de una empresa, y el trabajador sólo es dueño de su fuerza de trabajo; nunca de los medios de producción y por eso tiene que depender del capitalista para integrarse al medio productivo y participar, de esa manera, de la generación de riqueza, que es controlada por el dueño de los medios de producción. Cada que ocurre un cambio significativo en el equilibrio de estas dos fuerzas sobreviene un cambio en el modo de producción. Marx esperaba que la lucha de clases en la fase capitalista diera origen al socialismo como siguiente etapa, como el siguiente modo de producción y en este, el trabajador fuera copropietario social de los medios de producción, algo que nunca ocurrió, al menos no al 100%. Y el protagonista de este sueño marxista, era el proletario, el trabajador de clase baja, considerado como igual en función de su calidad humana y no de sus habilidades productivas. Superestructura La superestructura por otra parte, incluye todos los elementos ideológicos que determinan la moral de una sociedad: Cultura, religión, sistema legal, etc. Estas componentes se ajustan para consolidar y justificar las prácticas del modo de producción imperante. Así, por ejemplo, en el modo de producción esclavista, la práctica de la esclavitud estaba plenamente justificada por el sistema económico, era legal e incluso tenía una justificación religiosa: los negros, hijos de Caín, no tenían alma y otras poblaciones autóctonas (como los indígenas mezoamericanos) debían ser evangelizados para darles acceso al cielo cristiano. El modo de producción basado en el conocimiento Con la economía del conocimiento surge una situación interesante, particularmente en el área de tecnologías de la información, pero que se ha ido expandiendo a otras áreas: En este nuevo orden económico la principal “herramienta” y el principal producto del trabajo es el conocimiento especializado del trabajador. El costo de otras herramientas es simbólico; una computadora tiene una vida media de 4 años y un costo de uno a 3 meses de salario de un desarrollador. Las bibliotecas y otras herramientas son desde gratuitas hasta, típicamente menos de un mes de salario, incluso una impresora 3D, que permite expandir esta independencia del trabajador intelectual a áreas fuera de la informática, tienen costos muy por abajo del salario. En la economía del conocimiento, fuerza de trabajo y medios de producción (la parte más importante de ellos) pertenecen a la misma persona, lo cual ha venido modificando las relaciones de producción y lo hemos venido observando en el surgimiento de las nuevas fortunas. De esta manera, más que pensar en un refinamiento del modelo económico tradicional, podemos visualizar en la economía del conocimiento, el surgimiento de un nuevo modo de producción, no considerado por Marx (y es que en sus tiempos, esta eventualidad no era evidente) en el que la generación de riqueza empieza a depender menos de las clases sociales (afectando, por supuesto, a la movilidad social, que es parte de la superestructura) y generando una distribución de riqueza más democrática. Y el contexto se pone más interesante con el surgimiento de blockchain. Al establecer nuevas formas de manejo de la confianza, nuevas formas de hacer negocios, blockchain tiene el potencial para modificar de forma aún más radical las relaciones de producción e incluso afectar directamente a la superestructura. Blockchain resulta ser, entonces, algo que va mucho más allá de la plataforma para el manejo de criptomonedas para empezar a jugar un papel preponderante en la nueva economía, y por ende en la superestructura social. 0xΩ !!! Oh! Y si, blockchain tiene qué opinar en la religión, o en la organización de las iglesias. Economía colaborativa La economía colaborativa es una tendencia en la forma de hacer negocios que se ha venido desarrollando al margen de blockchain, explotando la fortaleza del internet, pero que puede verse muy fortalecida por el manejo de confianza que ofrece blockchain. En una economía colaborativa los consumidores establecen relaciones unos con otros, en lugar de confiar en grandes empresas para satisfacer sus deseos y necesidades. Las economías colaborativas consisten en dar, intercambiar, pedir prestado, comerciar, alquilar y compartir productos y servicios a cambio de una tarifa, entre una persona que tiene algo y una persona que lo necesita, generalmente con la ayuda de un intermediario basado en la web. Una economía colaborativa también puede conocerse como una "economía de intercambio", o una "economía de igual a igual". En una economía colaborativa, los proveedores de cualquier tamaño pueden competir y colaborar para satisfacer las necesidades de cualquier cliente. Las formas de economía colaborativa han mostrado un potencial y un interés por la gente, que los organismos reguladores empiezan a tratan de controlar, y un gran ejemplo de ello es la nueva Ley Fintech en México (un tema que abordaremos en el tercer módulo). Las dos formas principales de economía colaborativa son el crowdfunding y los sitios de comercio en línea. Conclusiones: La Economía 4.0 es una nueva aproximación a las relaciones de negocios centradas en el consumidor, con una apertura global y en el que el manejo de la confianza y el uso de tecnologías avanzadas de información juegan un papel central. En este contexto, blockchain ofrece la capacidad de asegurar la confianza entre participantes de una economía descentralizada. Esta nueva forma de economía introduce cambios que bien pueden visualizarse como una transformación cualitativa, no sólo gradual de la interacción en sociedad.
  3. Gracias por estar y por integrar este círculo de blockchain Ramón. Que gran oportunidad tenemos de convertir esta tecnología en una fortaleza de la región.
  4. Dicho de una manera muy general y desde una perspectiva técnica, podemos decir que blockchain (o cadena de bloques, en español) es una tecnología informática que ofrece 3 grandes prestaciones unificadas: Blockchain facilita que las transacciones entre actores sociales, tanto organizaciones como particulares, se documenten digitalmente, sin la intervención de intermediarios. Blockchain facilita que esas transacciones se autentiquen, es decir, permite que se verifique que esas transacciones realmente ocurrieron y que son, por lo tanto, legítimas. Blockchain facilita que las transacciones se inmortalicen, es decir, ofrece una garantía de que la documentación sobre una transacción no será modificada jamás. Se entiende también por blockchain, una implementación específica de la tecnología, de manera que podemos hablar, por ejemplo, de la blockchain de Bitcoin o la blokchain de Ethereum. Sin embargo, antes de abordar los aspectos técnicos de su funcionamiento, vale la pena analizar el significado de esta tecnología desde otras perspectivas. Blockchain es un puntal de la nueva economía Ante todo, y debido a la forma en que surge y a su uso actual predominante, podemos definir blockchain como el puntal de la nueva economía. Blockchain es lo que se conoce como una innovación arquitectónica, es decir, una plataforma que pretende cambiar completamente la estructura de los procesos en un área de actividad específica, en este caso en particular, el área de negocios. La aparición de las criptomonedas, que es lo que da vida inicial a blockcahain, está trastocando las formas de manejar el dinero y, particularmente la manera de realizar intercambio. Las criptomonedas ofrecen grandes beneficios, en comparación con el dinero tradicional, que han ayudado a disparar la adopción masiva de la tecnología blockchain. Entre estas características importantes resaltan la seguridad, la velocidad de las transacciones, particularmente en operaciones transfronterizas, las tarifas mínimas de transacción, la facilidad de almacenamiento y la "relevancia en la era digital". De hecho, después de que esta tecnología empezara, con Bitcoin y otras muchas criptomonedas descentralizadas, viviendo al margen del sistema bancario corporativo, hoy los bancos mismos y sistemas financieros completos (incluyendo bancos centrales) están volteando a ver hacia la tecnología blockchain como una plataforma ventajosa, en muchos casos con desarrollos en proceso o incluso en el mercado, como la moneda de JP Morgan (JPM coin) o la XRP de Ripple e incluso el e-Krona, del Banco Central de Suecia que acaba de entrar en su tercera fase de prueba, el Yuan digital de China que se está moviendo de forma acelarada y otras iniciativas entre las que destaca el proyecto de Cambodia iniciado en 2017. Sin embargo, el alcance de blockchain en el área económica va más allá del ámbito de las criptomonedas. Blockchain promete resolver dos de los problemas fundamentales de Internet: el hecho de que la información se puede copiar sin esfuerzo, lo que la devalúa, y la pérdida de confianza que resulta cuando las relaciones económicas migran al ciberespacio. Gracias a estos dos aspectos, blockchain representa un salto radical en el desarrollo de la economía digital. Blockchain es una innovación radical / disruptiva Es muy frecuente escuchar que blockchain es calificada como una tecnología disruptiva y con ello se entiende (coloquialmente) que es una tecnología que replantea radicalmente las formas de hacer las cosas. Sin embargo, desde un punto de vista formal es discutible si blockchain es realmente una tecnología o una innovación disruptiva. Una innovación disruptiva es aquella que permite a una pequeña empresa con recursos limitados, como una start-up, desafiar con éxito a una empresa predominante, más grande y bien establecida o inventar mercados completamente nuevos o que se encuentran desatendidos por los grandes jugadores en la industria. Partiendo de esta definición, se ha cuestionado si, formalmente, puede considerarse a blockchain como una innovación disruptiva. Hasta el momento, el principal uso de blockchain, las criptomonedas, atienden un mercado ya existente y atendido, el mercado de dinero y la nueva propuesta, aún se encuentra lejos de desplazar al dinero convencional y, más aún, a la banca tradicional. Sin embargo, en lo que si hay un amplio consenso es en que si se trata de una innovación radical, que no viene a reforzar la tecnología actual, sino que la vuelve obsoleta. También hay cierta aceptación de que blockchain puede convertirse en una tecnología fundacional, capaz de generar innovaciones disruptivas y cuya implementación llevaría a una reorganización de los modelos de negocios de cualquier industria y sus actores, así como de otras actividades actuales. Blockchain es una tecnología de propósito general Bien, esta declaración es más un acto de fe. Existe un amplio consenso en la comunidad blockchain de que esta tecnología está llamada a convertirse en muy poco tiempo, en lo que se conoce como una tecnología de propósito general. ¿Qué se entiende por tecnología de propósito general? “Tecnología de propósito general“ es un término que se ha venido utilizando recientemente (1995) para describir el papel de la tecnología en el crecimiento económico. Las Tecnologías de Propósito General (GPT) son aquellas tecnologías capaces de transformar desde la vida familiar hasta las formas en que las empresas hacen negocios. Tecnologías como el ferrocarril, la electricidad y el internet son ejemplos de tecnologías clasificadas como GPT. Para que una tecnología sea clasificada como de propósito general, debe cumplir al menos 3 características fundamentales: Deben ser pervasivas, es decir, deben caracterizarse por realizar alguna función genérica que es vital para el funcionamiento de un gran número de sectores y actividades, ya sean existentes o potenciales. Deben ser capaces de generar un dinamismo tecnológico que haga que la tecnología mejore con el tiempo y reduzca los costos de los usuarios. Deben generar complementariedades innovadoras con los sectores de aplicación, en el sentido de que los avances técnicos en la GPT hacen que sea más rentable para sus usuarios innovar, y viceversa. Pero ¿Cuántas tecnologías caracterizadas como de propósito general existen? Actualmente se reconocen tan sólo 26 tecnologías de propósito general, desde la domesticación de plantas en el neolítico temprano hasta los máximos avances tecnológicos al día de hoy. Durante los últimos 20 años se han establecido 3 nuevas tecnologías de propósito general y se espera que blockchain pase a formar parte de esta lista de tecnologías capaces de transformar la vida de los humanos. Aunque no existe un consenso ni en la utilidad de destacar estas tecnologías en particular, ni en las tecnologías específicas que se integran en el listado (algunos autores destacan la ausencia de la telefonía o del software, por ejemplo) el enfoque de las GPT ofrecen un marco de referencia bastante aceptado Tiene blockchain realmente posibilidades de convertirse en una gpt? Hay mucha gente que dice que no. Es muy común encontrar publicaciones afirmando, por ejemplo, que la única aplicación real de Blockchain es el uso de cryptomonedas y, a decir verdad, esta afirmación no carece de fundamentos. Bitcoin sigue siendo, al día de hoy, la aplicación más conocida y, para muchos, la más importante de la tecnología blockchain. De hecho, aunque el origen de la tecnología blockchain puede establecerse a principios de los 90’s, no fue hasta el 2009, con el lanzamiento de Bitcoin, que se hace una implementación viable. Y fue hasta el 2014 que el término “blockchain” se empezó a utilizar. Durante sus primeros 5 años de vida asociados a bitcoin, esta tecnología era solo la base de la criptomoneda; en el whitepaper “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System” escrito por el fantasmal Satoshi Nakamoto, documento con el que nace bitcoin, apenas una vez se menciona el término “chain of blocks” como una simplificación del término “proof-of-work chain” (mencionado 3 veces) que a su vez simplifica el término “chain of hash-based proof-of-work”. Por otro lado, mientras que actualmente existen más de 10,000 proyectos de criptomonedas, los proyectos no relacionados a criptomoneda como objetivo central, constituyen apenas un puñado. Blockchain es una tecnología democratizadora La innovación tecnológica ha sido siempre el principal impulsor del crecimiento económico a largo plazo y el ritmo al que están ocurriendo las innovaciones en diferentes áreas de la ciencia y la tecnología nunca había sido más acelerada como en los últimos 80 años. Por lo tanto, no es sorprendente que un número creciente de expertos en desarrollo hayan centrado su energía en explorar cómo las nuevas tecnologías digitales podrían usarse para reducir la pobreza y mejorar la vida de los pobres. La idea de que la innovación puede ayudar no solo a reducir la pobreza a bajo costo sino también a mejorar el funcionamiento de los sectores público y privado tiene un atractivo obvio, particularmente en un mundo donde los presupuestos de las agencias de ayuda al desarrollo están bajo una presión creciente. La tecnología blockchain está ayudando a democratizar la forma en que almacenamos los datos, la forma en que demostramos la propiedad y la forma en que creamos relaciones de confianza verificables. En la cadena de bloques, la confianza se establece, no por intermediarios poderosos como bancos, gobiernos y compañías de tecnología, sino a través de una colaboración masiva y un código inteligente. Blockchain es la moda Y por si lo anterior no fuera suficiente, blockchain es la moda. Blockchain es una de las tecnologías de mayor interés para las empresas (aquí, por ejemplo, se encuentran las 10 tendencias tecnológicas más importantes del 2019, según la empresa Gartner), siendo una de ellas blockchain, que además tendrá un gran impacto en otras de estas 10 áreas como el aseguramiento de la privacidad, el desarrollo de gemelos digitales, la ciencia de datos, los espacios inteligentes y la computación periférica. Pero, un poco al margen de la importancia que realmente tendrá la tecnología blockchain, es un hecho que la gran mayoría de las empresas están volteando a buscar soluciones relacionadas con la tecnología de moda. La preocupación de perderse de algo importante, que en el caso extremo ha generado su propio nombre como un síndrome de los tiempos actuales, el fomo…, está provocando una gran demanda de expertos en el tema, por lo que, actualmente, es importante estar enterados de esta tecnología. El blockchain se ha convertido en uno de los temas más populares en tecnología informática de los últimos años, junto con el renacido interés por la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la realidad aumentada y la computación cuántica. Blockchain como habilidad profesional deseable Blockchain ha venido llamando la atención cada vez más, tanto en la industria como en el sector público. Sin lugar a duda, una razón de gran peso para aprender esta nueva tecnología es la ventaja competitiva que nos ofrece en el plano profesional. De acuerdo al informe "Las habilidades físicas y sociales más demandadas de 2020", publicado por LinkedIn a inicios de año, blockchain se coloca como la habilidad dura más requerida por las empresas en el 2020, apareciendo de repente en estos informes (blockchain no apareció en los informes publicados en 2016-2019) para superar a disciplinas como cómputo en la nube y ciencia de datos, que habían venido reinando en este rubro en los últimos años. Aunque la pandemia de Covid-19 vino a modificar las expectativas de las empresas y sus planes de desarrollo (en los que la innovación pasa, provisionalmente a un segundo plano), aprender blockchain sigue luciendo como una muy buena apuesta. Evolución de la blockchain Aunque al hablar de blockchain se le suele identificar con el uso de criptomondas, actualmente se distinguen tres fases diferentes, tres generaciones de la tecnología que definen de diferente manera qué es blockchain: La primera generación se refiere a la fase de desarrollo de la plataforma tecnológica subyacente (los métodos generales, como el proceso de minería, los métodos de consenso y las estrategias criptográficas), así como la emisión de monedas digitales y otros tokens, que representan una reserva de valor y proporcionan valor al protocolo en sí. Blockchain en esta fase se limita a ofrecer una plataforma para el manejo de criptomonedas. El concepto de economía digital no es nuevo y sus aplicaciones se han difundido ampliamente, al grado de convertirse en parte de la vida diaria actual. Sin embargo, con la llegada de blockchain se espera que reciba un impulso definitivo. Blockchain 2.0 se refiere a la amplia gama de aplicaciones económicas y financieras que existen más allá de simples pagos, transferencias y transacciones. Dichas aplicaciones incluyen instrumentos bancarios tradicionales como préstamos e hipotecas, instrumentos complejos del mercado financiero como acciones, bonos, futuros, opciones y derivados, así como instrumentos legales como títulos, contratos y otros activos y propiedades que pueden monetizarse. Blockchain, en esta fase, se extiende para ofrecer un entorno financiero completo para el desarrollo de nuevas formas de economía. Blockchain 3.0 se refiere a una amplia gama de aplicaciones que no involucran dinero, monedas, comercio, mercados financieros u otra actividad económica. Dichas aplicaciones incluyen soluciones para el arte, la salud, la ciencia, el manejo de identidad, implementración de práctias de gobernanza, educación, manejo de bienes públicos y otros muy diversos aspectos de la cultura y la comunicación. Actualmente, se ve a la tecnología blockchain como base del concepto escurridizo de ciudad inteligente, integrada con otras tecnologías emergentes como la IA y el IoT. Entre las aplicaciones más interesantes en esta esfera se encuentran el concepto de identidad auto soberana y el manejo de reputación. En esta fase, blockchain se define como una plataforma para aseguramiento de la confianza en un contexto descentralizado. Conclusiones: Blockchain es la tecnología de moda y se empieza a convertir en la disciplina “más sexi”, la disicplina en la que las empresas se están interesando cada vez más y, al margen de la duda que surgen sobre su vigencia (algo que sólo el tiempo podrá validar), al momento de hoy, aprender blockchain luce como una muy buena apuesta.
  5. Hola. El objetivo de este círculo es promover la difusión del conocimiento de una tecnología que tienen todo el aspecto de que se convertirá en un motor importante del desarrollo económico y social en los próximos años, comparable apenas con un puñado de tecnologías (26 en los últimos 12,000 años): La tecnología blockchain (y similares). ¿Acerca de mí? Soy un entusiasta de las tecnología emergentes. Por ello (y porque más sabe el diablo por viejo) me ha tocado ver el surgimiento (y participar en la difusión y el desarrollo de soluciones) de tecnologías como el internet, las aplicaciones móviles, la ciencia de datos y ahora la tecnología blockchain. ¿Mi interés en este grupo? Promover un conocimiento amplio y profundo de esta nueva tecnología, más allá (pero sin olvidarlo) de las operaciones y análisis del mercado de criptomonedas. Actualmente imparto en la Universidad de Sonora el curso "Fundamentos de la Tecnología Blockchain"; un curso formal de 4 horas a la semana (semestral), que me propongo compartir a través de este círculo en bi5son. Mis generales: rsotocc@gmail.com - 662-298-1544 - https://www.linkedin.com/in/ramon-soto-c/
  6. Tienes algún proyecto en blockchain? Eres desarrollador? Emprendedor? Trabajas para una empresa? Simplemente entusiasta?
  7.  

×
×
  • Create New...